Principios del diseño de interiores

Si nos fijamos en los trabajos realizados por distintos diseñadores de interiores puede parecer que no existe una relación entre sí. Hay profesionales que prefieren los diseños más clásicos, mientras que otros se atreven con diseños que parecen imposibles, propuestas mucho más atrevidas y rompedoras..

A simple vista, puede parecer que no existe ninguna relación entre sus creaciones, pero en ese caso estaríamos equivocados, y es que los diseñadores de interiores ponen en marcha en sus proyectos los que se conocen como los principios del diseño de interiores.

Las bases del diseño de interiores tienen gran importancia y fundamenta el éxito final de cada proyecto. Desarrollar unas bases sólidas y firmes garantizará un acabado perfecto.

Las bases del diseño de interiores

Cuando un diseñador de interiores se pone en marcha en un nuevo proyecto, tiene en mente muchos aspectos distintos:

  • El balance. En el ámbito del diseño de interiores se conoce el balance como el equilibrio visual. A cada elemento del diseño se le asigna un peso en función de sus características, distribuyéndolo en la estancia de tal manera que una zona no quede sobrecargada y la otra demasiado plana.
  • El énfasis. Es la zona donde queremos que las personas se fijen al conocer el espacio a decorar. En algunos casos interesará que sea un punto exacto de la estancia, mientras que en otras ocasiones interesará que este sea más difuso. Para conseguirlo se utilizan distintos tipos de elementos, teniendo muy en cuenta tanto la forma que tienen como sus texturas y colores.
  • El ritmo. Junto a los dos puntos anteriores, este aspecto nos ayuda a crear armonía entre los elementos. Consiguiendo que una vez que el ojo se haya fijado en la zona del énfasis, la vista se distribuya a lo largo de la estancia.
  • Guardar las proporciones. Los elementos del diseño deben guardar una relación entre ellos, creando un espacio visual armónico.
  • Un espacio en uno. El espacio una vez terminado debe dar la apariencia de unidad. Es decir, debe existir una armonía. Esto no quiere decir que todos los elementos de la estancia sean iguales ni cumplan la misma función, sino que el conjunto a la vista consiga ser una única habitación o espacio.

Hay que tener en cuenta que son los diseñadores quienes juegan con estos principios una vez conocidos. Por eso, la variedad que existe de profesionales en este ámbito es tan amplia como percepciones que tienen del espacio y del diseño.

Recommended Posts